Una pareja anciana sufre un desastre económico y se ve obligada a recurrir a la misericordia de sus hijos, pero lo primero que hacen los hijos es separarlos hasta que la dignidad y la confianza en sí mismos de los ancianos se erosiona. Una obra maestra en la que los actores son expansivos y naturales.El final de esta conmovedora película es sublime. Posiblemente el mejor melodrama del Hollywood de los 30, basado en una discreta novela de Josephine Lawrence, y una de las más incisivas miradas que el cine ha lanzado sobre la vejez. Como de costumbre, McCarey domina magistralmente el registro emotivo, pero en esta ocasión lo refuerza con un tono casi mortuorio que envuelve todas las convenciones del género. Film inédito en España. Con esta premisa Leo McCarey (La pícara puritana, Tú y yo) trata el tema de la vejez de un modo único y habla de dos ancianitos que empiezan a ser una carga para sus hijos hasta el punto de que no pueden atenderles y son enviados a una residencia. El humor y el drama se mezclan magníficamente con el ingenio que caracteriza a su director.

Dejad Paso al Mañana (Make way for tomorrow). 1937.
EUA.
Dir: Leo McCarey

Una pareja anciana sufre un desastre económico y se ve obligada a recurrir a la misericordia de sus hijos, pero lo primero que hacen los hijos es separarlos hasta que la dignidad y la confianza en sí mismos de los ancianos se erosiona. Una obra maestra en la que los actores son expansivos y naturales.El final de esta conmovedora película es sublime. Posiblemente el mejor melodrama del Hollywood de los 30, basado en una discreta novela de Josephine Lawrence, y una de las más incisivas miradas que el cine ha lanzado sobre la vejez. Como de costumbre, McCarey domina magistralmente el registro emotivo, pero en esta ocasión lo refuerza con un tono casi mortuorio que envuelve todas las convenciones del género. Film inédito en España. Con esta premisa Leo McCarey (La pícara puritana, Tú y yo) trata el tema de la vejez de un modo único y habla de dos ancianitos que empiezan a ser una carga para sus hijos hasta el punto de que no pueden atenderles y son enviados a una residencia. El humor y el drama se mezclan magníficamente con el ingenio que caracteriza a su director.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: