El mundo de la música vuelve a estar de luto con la inesperada muerte del cantante estadounidense Prince, icono del pop e ídolo de varias generaciones, fallecido este jueves a los 57 años en su estado natal de Minnesota.

Los Ángeles. El mundo de la música vuelve a estar de luto con la inesperada muerte del cantante estadounidense Prince, icono del pop e ídolo de varias generaciones, fallecido este jueves a los 57 años en su estado natal de Minnesota.

«Con profunda tristeza confirmo que el legendario e icónico artista Prince Rogers Nelson falleció en su residencia de Paisley Park (Minneapolis, noreste) esta mañana», señaló su publicista Yvette Noel-Schure en un comunicado enviado a la AFP.

Su portavoz no dio detalles sobre la causa del deceso, pero el cantante llevaba algunas semanas luchando contra una fuerte gripe que le obligó a anular varias actuaciones. El pasado viernes 15 de abril, su avión privado realizó un aterrizaje de emergencia para que recibiera tratamiento médico después de que el resfriado se agravara en pleno vuelo de Atlanta (sureste), donde dio un concierto, a su casa. Prince fue ingresado en un hospital de Illinois (noreste), pero los médicos le dieron el alta al cabo de unas horas y pudo seguir el viaje. El sitio especializado en celebridades TMZ anunció en exclusiva la noticia de su muerte citando a varias fuentes cercanas al artista, pero tampoco dio a conocer el motivo.

Compositor, arreglista e instrumentalista era aclamado como uno de los músicos más creativos de su época, con influencias que iban de James Brown a los Beatles y Jimi Hendrix. Entre sus éxitos se destacan Little Red Corvette, Kiss, Let’s Go Crazyy When Doves Cry.

El artista originario Minneapolis comenzó su carrera a finales de la década de 1970 con los éxitos Wanna Be Your Lover y alcanzó el éxito internacional en la década de 1980 gracias a discos como Purple Rain, considerado uno de los mejores álbumes de todos los tiempos según los expertos.

Prince era un virtuoso de la música y tocaba decenas de instrumentos, como el piano y la guitarra, una pasión que heredó de su padre, quien llegó a formar parte de una banda de jazz aficionada.

En sus inicios prefirió no cantar, al considerar que su voz no tenía la calidad suficiente para gustar al público. Pero varias personas de la industria le convencieron para que tomara el micrófono, convencidos de que su timbre encandilaría a más de uno.

El Kid de Minneapolis, como cariñosamente se le conocía, terminó convirtiéndose en uno de los grandes músicos de la década de 1980, cuyo poder e influencia fueron comparados muchas veces a los de Michael Jackson, otro grande muerto en 2009 a los 50 años. Dentro y fuera del escenario marcó tendencia con su particular estilo dandy y su aspecto andrógino.

En la década de 1990 se cambió su nombre por el de Love Symbol y llevó escrita la palabra slave -esclavo- en una de sus mejillas como señal de protesta contra Warner, su discográfica. Inconformista y rebelde, su vida siempre dio que hablar. Hace apenas un mes anunció durante uno de sus conciertos que estaba preparando sus memorias.

Prince estuvo casado dos veces y tuvo un hijo, que murió en 1996 a los diez años.

 

Fuente: LaJornada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: