El mensaje de este asombroso libro es que la vida y la muerte son una y la misma cosa, y que el alma es eterna y lleva a cabo su búsqueda de conocimiento e iluminación a través de los mundos materiales e inmateriales. Esta búsqueda se produce gracias a la reencarnación, un proceso que permite al alma entrar y salir cíclicamente del cuerpo físico con el propósito de aprender y superarse espiritualmente.

Según el autor, sólo esta convicción puede hacernos vivir ambas vidas con la intensidad que caracteriza la consciencia plena de nuestro ser y nuestra realidad de inmortales. La muerte no es sino una nueva oportunidad de renovación, una vuelta a casa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: